viernes, 1 de marzo de 2013

Resistencia a la Insulina


La insulina es un tipo de hormona que ayuda al cuerpo a usar como combustible el azúcar en la comida que usted come.
En algunas personas los tejidos dejan de responder a la insulina. Los médicos se refieren a esta condición como resistencia a la insulina. Si una persona tiene resistencia a la insulina, su cuerpo producirá más y más insulina pero como los tejidos no responden a ella su cuerpo no será capaz de usar el azúcar apropiadamente.
La resistencia a la insulina frecuentemente va ligada de otros problemas tales como la diabetes, el colesterol alto, la presión sanguínea alta y el ataque al corazón.
Cuando una persona tiene muchos de estos problemas simultáneamente los médicos lo llaman síndrome de resistencia a la insulina.
La insulina es una hormona producida por el páncreas. Cuando se consumen alimentos que contienen carbohidratos (los cuales se encuentran en abundancia en la típica dieta occidental), el cuerpo convierte los carbohidratos en azucares.
Los azucares entran a la sangre y se convierten en azúcar en la sangre. El páncreas produce insulina para estimular las células a que absorban el azúcar y la guarden como reserva de energía. Este proceso ayuda a que los niveles de azúcar en la sangre vuelven a los niveles normales.
El páncreas responde aumentando la producción de insulina para nivelar el aumento de azúcar en la sangre. Para algunas personas el mantenerse consumiendo una dieta alta en carbohidratos crea una condición llamada "Resistencia a la Insulina." Es importante hacer notar que no todas las personas se encuentran en este caso. En una persona en buen estado de salud el páncreas regula los niveles de azúcar en la sangre sin ningún problema.
La resistencia a la insulina causa que las células no respondan adecuadamente a la absorción de la insulina. El cuerpo tiene que producir más y más insulina para mantener los niveles normales de glucosa en la sangre. La insulina se queda en la sangre en concentraciones mayores a lo normal. Esto se conoce comúnmente como hyperinsulinimia.
Si es usted una persona que tiene resistencia a la insulina, el consumo de carbohidratos va a aumentar su deseo de comer más carbohidratos (pasteles, refrescos, dulces y pan). Si se mantiene una dieta donde la mayoría de las calorías proviene de carbohidratos es muy fácil subir de peso, pero perder peso va a ser muy difícil o casi imposible. Se estima que el 25% de la gente y el 75% de las personas que tienen sobrepeso sufren de Resistencia a la Insulina.
Los niveles altos de insulina en la sangre causan una sensación de hambre más exagerada de lo normal. Los altos niveles de insulina disminuyen la habilidad para asimilar el azúcar. Las células se dedican a acumular grasa en lugar de procesar el azúcar para producir energía. Los altos niveles de insulina en la sangre causan que sea mucho más difícil bajar de peso.
La resistencia a la insulina puede ser el principio de una larga cadena de otros problemas más serios. Por ejemplo, la resistencia a la insulina y la hiperinsulina tienden a aparecer al mismo tiempo y son precursores de la diabetes. La resistencia a la insulina es también precursora de problemas cardiacos, alta presión, y altos niveles de colesterol.
Las principales causas de la insulina alta o resistencia a la insulina son:
  • Comer exceso de azúcar o carbohidratos (harinas, cereales, galletas, frutas, tortas y golosinas).
  • No hacer ejercicios.
  • Estrés.
  • Algunos medicamentos como: todas las pastillas anticonceptivas y algunos antidepresivos, anti-hipertensivos, anti-alérgicos y medicinas para dormir
La mayoría de las personas con insulina alta o resistencia a la insulina tienen “Cerebro de Gordo”. Es decir: se levantan sin hambre y desayunan poco pero en la tarde es cuando los ataques de ansiedad son incontrolables.
Los síntomas de la insulina alta o resistencia a la insulina más frecuentes en las mujeres son:
  • Cansancio.
  • Depresión.
  • Caída de cabello.
  • Cabello grasoso.
  • Vellos.
  • Acné.
  • Abortos en el primer trimestre del embarazo.
  • Infertilidad.
  • Ganas irresistibles de comer dulces en las tardes.
Los síntomas de la insulina alta o resistencia a la insulina más frecuentes en los hombres son:
  • Cansancio.
  • Depresión.
  • Ronquidos al dormir.
  • Colesterol y triglicéridos altos.
  • Verruguitas en el cuello y las axilas.
  • Tensión alta.
  • Ataques de irritabilidad.
La Resistencia a la Insulina se detecta a través de otros desórdenes. Generalmente el paciente llega a la consulta médica por otras dolencias como obesidad, síndrome de ovario poliquístico (reglas irregulares), hígado graso, acantosis nígricans (franja de color oscuro en la zona de la nuca y otros pliegues); lunares en relieve generalmente en el cuello.
A partir de algunos de estos factores, se sospecha de Resistencia a la Insulina y se comienza a buscar una serie de factores. Si existen tres de ellos, el diagnóstico es concluyente: hay Resistencia a la Insulina.

No hay comentarios:

Publicar un comentario